Cómo describir imágenes (y no morir en el intento) | 1. Intro

Presentación [00:00:03 – 00:00:57]

00:00:03 Sobre un fondo blanco, una boca hablando.

[Narradora] ¡Muy buenas a todas! Como os anunciamos en Twitter hace varias semanas, porque lo prometido es deuda aunque sea con retraso, hoy os traemos la primera parte de una serie de vídeos sobre la descripción de imágenes.

00:16:22 La ilustración de una mano con un lápiz ha dibujado dos rostros abstractos. Uno de ellos, pertenece a la boca parlante.

[Narradora] Esta primera parte promete ser un pequeño viaje en el tiempo, con el que vamos a demostrar –o como me gusta decir a mí: vamos a poner unos cuantos puntitos sobre las bocas– que eso de describir imágenes no es cosa posmoderna.

00:00:31 Ilustración de una escultura griega haciéndose un selfie con un móvil.

(Sonido de flash)

[Narradora] Si no que describir imágenes es una tradición bien ancestral. (Acelerando el ritmo) Si no sabes de lo que estamos hablando, si andas un poquito desubicada, si acabas de llegar, si no sabes qué te pasa con la vida, entonces quédate hasta el final y lo entenderás. (Susurrando) Y, luego, pásate por Twitter.

La que os habla hoy y agradece que estéis aquí es la que lleva esas pestañotas kubrikianas [en referencia al rostro de boca parlante] a lo ‘drama queen’. Y a la que veréis aparecer a lo largo de los tutoriales como Hitchcock por su casa.

00:00:57 Introducción en plano de una televisión antigua emitiendo una imagen de Hitchcock volando en una alfombra.

[Narradora] Y, ahora, sólo nos queda decir que ¡empezamos!

Intro [00:00:58 – 00:01:12]

00:00:58 (Música rítmica, tambores) Logotipo de ACCIUMRed. La palabra ACC-ESI-BIL-DAD repartida como se indica en tres filas. Tras ella, un gajo de naranja. Bajo el logo, el botón ‘Suscríbete’ y un icono de campana, que invita a activar las notificaciones.

Secuencia 2 [00:01:13 – 00:02:19]

00:01:13 Una maleta antigua y abierta cae desde lo alto, ocupando media pantalla (izquierda). Dentro de ella, pupitres y una pizarra sugieren una escuela. A su lado, un paisaje urbano donde un coche se pierde en el horizonte, conduciendo hacia él. Aparece el título: «Primera parte. Introducción».

[Narradora] Ya estamos listas para el viaje y yo, antes de moverme, quiero empezar con un inciso. Tengo la maleta preparada, pero antes necesito contaros por qué, entre todos los temazos que hay de accesibilidad, de discapacidad, de locura, sobre si eres un poco transgresor, éste es el que abre nuestro primer vídeo en YouTube.

00:01:51 Una masa de personas surgen desde la parte inferior, vitoreando. Sobre ellas, múltiples iconos de interacciones en redes sociales (corazones, pulgares hacia arriba), a modo de burbujas. Junto a éstas, un esqueleto sentado frente a un ordenador hace activismo online –también llamado slacktivismo o activismo de sillón– en una publicación de Facebook en la que se muestra a la policía forcejeando con un ciudadano. La publicación muestra cómo aumentan las interacciones online.

[Narradora] Y es que es algo que se da en redes, pero también en el resto de espacios, está normalizado y, prácticamente, no cuenta con excepciones. Es lo que nosotras llamamos, cuando estamos hablando cómodas, el «activismo porque patata». Un activismo de pega que exige cumplir ciertas cosas de cara a lo público, porque cumple con una ética personal maleable, que después se lo pasa por el forro de lo privado.

00:02:19 Un GIF cubre, de repente, toda la pantalla. En él, una mujer muestra a cámara un post-it con el mensaje: «Hipócrita». [Narradora] Vamos a entenderlo con un ejemplo.

Secuencia 3 [00:02:20 – 00:02:19]

00:02:20 (Izquierda) El cuadro ‘A Virgin’, de Abbott Handerson Thayer. En él, una mujer lleva de la mano a un niño y una niña, que representan a los hijos del pintor. Sobre el cuadro, en el centro de la pantalla, un móvil muestra una publicación de Twitter con el siguiente texto: «Las denuncias por violencia de género al 016 suben un 31% desde el confinamiento. Desde el Ministerio de Igualdad siguen activos los medios para combatirlo.». Al texto acompaña una imagen con diferentes recursos de ayuda, ninguno de ellos accesible.

[Narradora] Aquí tenemos un tuit contra la Violencia Machista. A la derecha (en alusión al titular de feminicidio.net «28 feminicidios y asesinatos en 2021»), tenemos las cifras oficiales. En el tuit, hay un díptico con recursos de ayuda.

Con este tuit que tenéis en pantalla, a qué accedemos quienes estamos consideradas ‘normativas sensorialmente’. A lo burro, que no somos mujeres ciegas, sordas, etc. Os contestamos párrafo por párrafo.

En el primer párrafo, estamos accediendo a estadísticas. Terribles. En el segundo párrafo, el objetivo del tuit es minimizar el temor. Finalmente, en la imagen nos facilitan los recursos disponibles de ayuda. Pero que no se confunda nadie: disponer de recursos no es suficiente.

Por cierto, os dejamos abajo un enlace a recursos de ayuda accesibles. Por favor, compartidlos.

00:04:26 En un móvil se muestran titulares, en muy diversos idiomas, de mujeres asesinadas.

[Narradora] Veamos a que accede ahora una compa ciega.

00:04:26 El lector de pantalla lee el tuit anterior. Al llegar a la imagen sólo se escucha «imagen», sin descripción.

[Narradora] El lector, nos lo ha puesto fácil. Después de leer los párrafos, de meternos el miedo en el cuerpo, cuando llega al díptico de imágenes no dice ni mu. Lo más característico del activismo «me lo paso por el forro».

Analicemos.

En el primer párrafo, accedemos a lo mismo. A datos muy jodidos. A miedo. En el segundo párrafo, a una info. En principio tranquilizadora, pero no para ella porque ni siquiera se indica si, entre esos recursos activados, hay accesibles. Finalmente, en la imagen nos facilitan los recursos disponibles de ayuda.
Al llegar a la imagen, no obtenemos nada. Desamparo. Tendiendo en cuenta que nuestra compañera sufre un 8% más de violencia machista por su condición disca y un 41% más de violencia es terrible.

00:07:53 Pantalla en blanco. Aparece el rostro con la boca parlante dibujado, que representa a la narradora.

[Narradora] ¡Bueno, yo ya me he ‘desquitao’ estos últimos cinco minutos! Me he enfadado con lo que estaba diciendo (risa). Ahora, yo te pregunto: ¿A ti te hace seguir con nosotras un poquito más? ¿Sí, no? ¡Venga!

[Narradora] Si has aguantado esto, y crees que el video merece la pena, quédate hasta el final. Nosotras vamos a intentar abducirte dándole un contexto histórico, casi simbólico, al arte de describir imágenes.

00:08:23 Aparece en pantalla un ovni que queda tras el rostro unos segundos, emite una luz azul y desaparece.

Secuencia 4 [00:08:49 – 00:11:36]

00:08:49 Sobre un fondo blanco, tres dispositivos. A la izquierda, un portátil mostrando la web de Amnesty con la activista Helena Maleno en portada. Un tablet mostrando la web de Feminizine y un móvil mostrando un artículo sobre Hannah Arendt en Médium.

[Narradora] Estamos seguras de que habrás escuchado en medios digitales, culturas, etc. la importancia describir imágenes para personas sordociegas, ciegas, con baja visión o movilidad reducida. Y no nos digas que no …

00:08:54 Se incorporan ocupando toda la pantalla, a modo de post-it, multitud de publicaciones en Twitter y Facebook en las que las usuarias exigen accesibilidad y descripción.

[Narradora] … que se me comen los demonios.

00:09:12 Sobre un fondo amarillo, se muestran imágenes representativas de los diferentes nombres que hacen referencia a la descripción.

[Narradora] Quizá has oído hablar de ello como «texto alternativo» en redes (imagen: tuit). O «<ALT text»» en contenido y programación (imagen: tuit). «Descripción», término más habitual, o «écfrasis», en el entorno literario (imagen: antigua pintura de una figura leyendo). O, también, aunque no abarca lo mismo «traducción audiovisual», ya que engloba muchos más recursos y estudios reglados (imagen: un gato con birrete, limándose las uñas).

00:10:23 Sobre la pantalla anterior, sin más elementos, un móvil muestra un corazón de Instagram led. A su lado, la pregunta:

[Narradora] Retomando el título del vídeo «¿Es describir imágenes un capricho posmoderno?». Bueno, si tomamos como referencia los neologismos anteriores, donde podemos encontrar una alusión a la descripción, bueno, pues podría ser ‘cosa moderna’.

00:10:47 Pantalla compartida. A la izquierda, el cuadro de Boticcelli «El nacimiento de Venus». A la derecha, la adaptación cinematográfica «[El Nacimiento de Venus en] Las aventuras del Barón Münchausen» (1988)

[Narradora] Porque … ¿hablaban de en la Italia de Boticcelli? Pues … no. Sin embargo, algo hay de verdad es que la afirmación de que algo moderno tienen y lo veremos más adelante.

00:11:10 Pantalla compartida. A la izquierda, un móvil en el que se muestran varias reproducciones de antepasados Neanderthal. A la derecha, un vídeo en el que alguien se adentra en una cueva en penumbra.

[Narradora] La realidad es que describir el entorno a las personas ciegas es tan antiguo como el ser humano, Neanderthal mínimo, si contamos desde el desarrollo del lenguaje que, por supuesto, no es ni de lejos la única forma que tenemos de comunicamos.

00:11:37 Junto al texto «50.000 años no son nada», cinco maniquíes articulados de madera emulan nuestra evolución. Cada maniquí describe a la figura siguiente un elementos. En orden, de antiguo a actual: una pera, un pájaro, un velero, una mancha abstracta.

[Narradora] Pero vamos, que limitándonos muy mucho al uso de ese lenguaje, hace unos 50.000 años que los humanos describimos de manera oral y táctil a otros humanos elementos del entorno que no ven. ¡Si es que, no le des más vueltas, tiene lógica!

00:11:37 Sobre un fondo blanco, una pirámide muestra la importancia que le ha dado la cultura a los sentidos. De abajo a arriba: olfato, gusto, oído, tacto y vista (ocularcentrismo). Junto a la pirámide, el siguiente texto: «La equivalencia sensorial es un pelón de capacitistas.»

[Narradora] Lo que sí es para darle un par de vueltas, aunque no en este vídeo, es de dónde viene esa necesidad de priorizar, el tacto -considerado el más primitivo de los sentidos- como traducción equivalente del sentido de la vista.

Esta traducción, a pesar de no estar secundada por alguna investigaciones, ha determinado la estructura de escuelas, museos, centros de salud, etc.

Secuencia 5 [00:11:37 – 00:18:02]

00:11:37 Sobre un fondo blanco y un trazo amarillo, un globo terráqueo 3D girando sobre sí mismo.

[Narradora] Vamos a ubicarnos y lo vamos hacer retrocediendo 50.000 años y medio minuto. 50.000 años de los que 43.000 nos los pasamos dándole al palique.

00:11:37 El globo terráqueo, que ocupaba el centro, se desplaza a una esquina para mostrar los diferentes países que representan las siguientes figuras que aparecen. Ninurta, dios en la antigua Mesopotamia. Una figura ataviada con un hanfu (vestimenta tradicional de China) bajo una sombrilla de papel. Cinco figuras ataviadas con quitón (túnica tradicional de Grecia). El Partenón de Atenas. Una colosal cabeza olmeca de la antigua Mesoamérica. Y la diosa Isis, de Egipto.

[Narradora] Haciendo cuentas, nos encontramos en el año 7.000. Y es en este año donde la descripción del mundo da un salto cuántico o un pepinazo que dirían las compas madrileñas, y se pasa a la escritura. A las primeras muestras del lenguaje. Empezamos a describir el mundo escribiendo.

¿Y queréis que nos motivó a escribir por primera vez? ¿La belleza? ¿Las pasiones humanas? Pues no. Más práctico que todo eso: la necesidad mesopotámica de contar cabezas de vacas y cereales. Si es que ya lo dice el refrán castellano: «donde no hay harina, todo es mohína». Sea por ella o no, la mesopotámica junto con la del Valle Indo, la china, la mesoamericana y la cretense son las consideradas primeras escrituras.

00:15:15 Todas las figuras anteriores se desvanecen para dar un foco de atención a Egipto.

[Narradora] Y tú te preguntas, que yo lo sé. ¿Qué hace ahí Egipto, posiblemente con la escritura mediática más conocida, los jeroglíficos? ¿Y por qué no dices nada? ¡Digo, digo, porque además Egipto es una debilidad personal!

Egipto no sólo elabora una de las primeras y archiconocidas escrituras, sino crea el primer programa educativo para personas ciegas –del que se tenga constancia, esto es importante–, en el 1.000a.C. Es la conocida como Universidad de Al-Ashar, y en ella los alumnos debían memorizar información durante los 12 años que duraba la formación. ¡12 años! Empezaba en ella el largo camino de lucha de las personas ciegas por sus derechos y ser algo más que un disco duro.

00:15:15 Sobre un fondo anaranjado, un maniquí articulado de madera, con la espalda encorvada, en el centro observado por un rey, un noble, un soldado y un sacerdote.

[Narradora] Tened en cuenta que, hasta hace muy poco, a las personas sordociegas y ciegas –a las personas no normativas, en general– se las consideraba incapaces para la Educación y para el ejercicio de la ciudadanía.

00:16:54 Sobre un fondo anaranjado, la figura de una persona ciega tocando un derbake (tambor árabe). Una mujer pidiendo limosna. Un demonio. Una representación teatral de «Edipo, Rey». Homero y el árbol de la eugenesia. Todos junto a los siguientes textos: «Formación en el Arte; Atribución de poderes; Eugenesia; Caridad; Demonización.»

[Narradora] A veces, se les formaba en el Arte, la Música. Se les atribuían poderes mágicos. Pero, más allá del uso instrumental y puntual de sus vidas, éstas eran arrojadas a la pobreza, la caridad, la muerte y la extinción.

A pesar de ello, hasta el siglo XVIII su papel en la historia no deja de ser un relato clásico, épico, en la que dan vida a seres ermitaños, místico, pícaros o religiosos. Como Edipo, Homero. O el ciego de El Lazarillo de Tormes.

00:16:54 Fragmento de la adaptación «El Lazarillo de Tormes», de César Fernández Ardavín, en la que Lázaro intenta robarle a su primer amo, ciego.

Secuencia 6 [00:18:03 – 00:23:34]

00:18:03 Compartiendo fondo de pantalla, detalle de «La noche estrellada», de Van Gogh, y detalle de la serie «The Great Wave in The Japanese Village», de LittlExhibit Art. En el centro de ambos, el Taj Mahal. En primer plano, ilustraciones de un hombre leyendo en pipa; de un policía agrediendo a una persona que pide limosna; un pavo real con las plumas extendidas y una corona; detalle de la serie de pintura «Mentira y sueño de Franco», de Antonio Saura; y una fábrica.

[Narradora] Y tú ahí, sacando cuentas de nuevo, que yo lo sé. «Si en el 1.000 a.C fue la primera universidad para personas ciegas, ¡hasta hoy se habrán creado un montón de escuelas para ciegos! Pues, haberlas suponemos que haylas pero sentimos decirte que saber, sabemos que se contaban con los dedos de una sola mano y que sobraron hasta el siglo XVIII.

Porque en el siglo XVIII, por primera vez alguien escribe sobre las necesidades de las personas ciegas. Y ese alguien es el famoso Diderot, que escribe el primer ensayo al que titula: «Carta sobre los ciegos para uso de los que pueden ver». Y se quedo tan gustito con el título (ironía).

Recordemos que la escritura Braille todavía no existía –aparecería un siglo más tarde– y, por eso, el ensayo de Diderot es tan revelador, dado que se centra en la importancia del tacto para las personas ciegas.

Algo entre el mito y lo obvio, que hasta hace poco la ciencia no había podido demostrar: las personas ciegas no tienen per se habilidades táctiles superiores al resto pero sí son mejores percibiendo texturas.

00:18:38 En media pantalla, aparece un móvil con una captura de pantalla del la noticia «Tienen las personas ciegas mejor sentido del tacto», publicada en el portal DCiencia.

[Narradora] Bueno, yo me detengo aquí para no quedarme en loop, de nuevo, con aquel de la oda a la caricia (suspiro).

00:18:38 En primer plano, fotografías de una escultura de mármol dedicada a Valentin Haüy, con una alumna ciega a sus pies y de la Institution Royale des Jeunes Aveugles.

[Narradora] 1784. Siglo XVIII. Y un profesor de caligrafía francesa, Valentin Haüy, abre la primera escuela para ciegos en París. A partir de ese momento, en Francia empieza un debate que, en mi opinión, es todavía muy actual y que determina aún el sistema educativo (alusión al gesto caritativo y paternalista de la escultura de Haüy hacia la alumna).

00:19:43 A ambos lados de la escultura de Haüy, aparecen dos versiones de la obra La Gioconda en GIF, emulando entre sí mantener una discusión (cómica).

[Narradora] El debate estaba, de una parte, entre profesionales de la educación no ciegos que intentaban imponer lo que consideran esencial, en su opinión, para las personas ciegas. De otra, las personas ciegas, que estaban ya hasta el gorro de que durante milenios se hablara por ellas.

¿Muy actual, verdad? (Ironía)

00:20:08 En primer plano, la captura de pantalla de dos noticias. «¿Cómo aprenden las personas ‘invidentes’ o con discapacidad visual?», de La Vanguardia, y «Abolicionistas y defensores de la Educación Especial», del portal Magisterio.

00:20:11 En primer plano, fotografías de la Escuela de Liverpool para Ciegos Indigentes, con un retrato pictórico de Edward Rushton, fundador de la escuela. Y del Asilo para Ciegos, en Bristol.

[Narradora] Unas décadas después, y siguiendo la dinámica francesa, se crearon escuelas en Gran Bretaña. En Liverpool, la actual Escuela Real para Ciegos, antes llamada Escuela de Liverpool para Ciegos Indigentes.

En Edimburgo y Bristol el Asilo para Ciegos y Asilo para la Formación Profesional, donde se capacitaba a las personas ciegas, enseñándoles un oficio para entrar y producir en el mercado laboral. Porque ya se sabe que lo de leer y escribir estaba sobrevalorado en la Revolución Industrial.

00:20:33 En segundo, portada del libro «Report of the Bristol Asylum or School for the Blind, for 1884». En primer plano, una GIF animado con diferentes trabajadores moviéndose alrededor de una fábrica. Tras el GIF, fragmentos de imágenes de la Revolución Industrial y Tecnológica se suceden, ocupando toda la pantalla.

00:20:49 En primer plano, fotografías de un profesor en una antigua escuela vienesa para personas ciegas, rodeado de varios alumnos que realizan trabajos manuales. Junto a él, un retrato a lápiz del profesor Johann Wilhelm Klein.

[Narradora] En Viena, Johann Wilhelm Klein fundó una escuela para ciegos en en 1804. Estamos ya en el siglo XIX y Wilhelm se diferenciaba de sus predecesores ingleses y franceses en que algo insólito para aquella época (intriga). ¡Wilhelm creía que estudiantes ciegos y no ciegos debía compartir el mismo aula, estudiar juntos!

(Redoble de tambor)

Vamos, lo que ahora llamarían inclusión. Aunque bien es cierto, que la idea seguía limitada por el mercado. A Viena le siguen Berlín y Amsterdam.

00:21:32 En primer plano, dos fotografías de dos mujeres ciegas realizando trabajos manuales para el sector textil y secretariado. Posteriormente, en primer plano también, dos fotografías de las escuelas para personas ciegas de Berlín y Amsterdam.

00:21:52 En primer plano, fotografía de una escultura de Louis Brille.

[Narradora] Dejamos el centro y volvemos al sur, porque ahora sí, en 1829, Louis Brille inventa el Braille. Un sistema del que hablaremos en otros vídeos juntos personas muchísimos más preparadas que nosotros en primera persona.

00:22:29 En primer plano, portada del libro «La ceguera en China», de Wim Campbell, junto a un antiguo retrato fotográfico de William Murray. Tras ella, fotografía de cuatro alumnos de una antigua escuela para personas ciegas de India y un retrato fotográfico de Annie Sharp. Finalmente, la fotografía a lo lejos de una escuela para personas ciegas en el Tíbet y el retrato fotográfico más actual de Sabriye Tenberken.

[Narradora] En 1874, William Murray, un misionero británico que adapta el Braille al chino mandarín, crea una «Escuelas para Ciegos en China» En 1912, en India la crea Annie Sharp, una misionera cristiana de origen inglés. Y en 1992, Sabriye Tenberken, de origen alemán, la crea en el Tíbet. Finalmente, Francisco Luis Hernández Betancur crea en 1925 la primera escuela para persona ciegas de Medellín, Colombia.

Secuencia 7 [00:23:35 – 00:34:16]

00:23:35 De fondo, detalle del caballo desbocado de la obra «Guernica», de Picasso. En segundo plano, un trazo de pintura verde y una fábrica.

[Narradora] Retrocedemos a 1835 en España, donde se empieza a hablar –decimos ‘hablar’ porque para debatir se necesita más de uno– de que la educación de las personas ciegas debe ser responsabilidad pública.

00:24:27 En el fondo, aparece una ilustración de María Cristina de Borbón-Dos Sicilias preguntando: «Pública de qué?». En primer plano, fotografía del antiguo Colegio de Sordomudos, en Madrid. Seguida, las portadas de las guías «La educación de los sordos e el primera mitad del siglo XIX», de Pedro Martínez Palomares, y el «Reglamento de l Real Colegio de Sordo-Mudos». Finalmente, fotografía de la primera Escuela para Ciegos; un retrato pictórico de Carlos III; y un GIF cómico de René Descartes.

[Narradora] En el 36 parece que ha sonado un poco la flauta y se le asignan las personas ciegas al antiguo Colegio de Sordomudos. La cosa no funciona, por lo evidente (ironía), y en 1842 se abre la primera Escuela Normal de Ciegos. Una escuela que inaugura una de las Sociedades de amigos del país creadas por Carlos III, que tenían dos objetivos: era difundir el conocimiento ilustrado y también reforzar la Corona Borbón, recién subida al trono con Felipe V.

00:25:17 En el fondo, detalle de las manos de una persona leyendo en Braille. Seguido de árbol genealógico de la Casa Real. En segundo plano, una ilustración de Sherlock Holmes buscando huellas con una lupa. En primer plano, los cuatro componentes de los Beatles saludando, duplicados haciendo un total de ocho.

[Narradora] Once años después, en 1852, de que se inaugure la Escuela Normal de Ciegos, se implanta el Braille. Pero, a pesar de la buena nueva, tres décadas después de su puesta en marcha, el máximo de alumnos ciegos matriculados es de ocho. ¡Ocho! (Sorpresa e ironía) Todo un fracaso, vamos.

En fin (sonrisa irónica), vamos a dejarlo correr veinte años más.

Entrado el nuevo siglo, se crea el Patronato Nacional de Sordomudos, Ciegos y Anormales (1910). Un patronato que, tras una década (años 20), se separa en tres, pasando a depender de fondos estatales. ¿Os acordáis de aquél debate de si público o no? Pues un siglo después obtenemos respuesta.

00:22:35 En el fondo, fuegos artificiales. En segundo plano, un saco con monedas y una fotografía de Alfonso XVIII. En primer plano, una chica bailando mientras canta, irónica «¡Alirón, alirón, Alfonsito es un ladrón!»

[Narradora] Tres patronatos por separado, juntándose de nuevo dos de ellos y dejando al margen al Patronato de Anormales. Quizá, por una cuestión de espacio o que a dos toca más (ironía). En la imagen, por cierto, tenéis la Escuela de Anormales, que parece sacada de Ibiza.

00:28:15 En primer plano, fotografía de la antigua Escuela de Anormales, en Madrid. Seguida, una fotografía del General Martínez Anido. Sobre ella, dos demonios ilustrados. A su derecha, una captura de pantalla de la noticia «Himmler en Barcelona», de La Vanguardia, con el texto subrayado: «[Martínez Anido] estableció los primeros contactos para conseguir pactos con los nazis para formar la policía española. Como culmen de ese pacto policial germano-español Himmler visitó nuestro país para formar a la policía española.»

[Narradora] En 1930 aparece en escena señor que tenéis ahora en pantalla, tan bien plantado, con sus medallas y con esa cara de servicio. Ese señor es el General Martínez Anido, conocido por su crueldad, y en 1928 crea el Patronato Nacional de las Residencias de Ciegos, autofinanciado. Pero no cómo tú estás pensando.

¿Y por qué es importante este señor? Porque el Estado decide premiarle esa autofinanciación con la posibilidad de quedarse con los beneficios de la venta de fármacos y servicios sanitarios. Repito porque es para caerse de culo. El Estado le permite quedarse con los beneficios de la venta de fármacos y servicios sanitarios.

00:31:13 En primer plano, una cigüeña con un cesto verde atraviesa la pantalla. En el fondo, una sucesión de fotografía. La primera, de Serrano Suñer y Himmler, junto a otros oficiales en la sede de otra vista de la división ‘Adolf Hitler’ (1940). La segunda, un primer plano de Suñer vestido de uniforme. La tercera, de nuevo Serrano Suñer en Berlín junto a otros dirigentes nazis. La cuarta, una instantánea de Serrano Suñer saludando a Hitler. En segundo plano, ilustración de un edificio de tres plantas con un gran sol verde detrás.

[Narradora] En 1938, se crea la ONCE. Su fundador, Ramón Serrano Suñer. Además de político de extrema derecha, a todas luces evidente, Serrano Suñer era un adorador del nazismo, incluida también su estética. Algo que es evidente si echáis un vistazo a fotografías archivo. Os invitamos a ello.

00:32:44 En segundo plano, la fábrica enciende sus chimeneas por las que sale humo.

[Narradora] Porque mira que le gustaba a este hombre ir a Alemania. Que lo entendemos. A mí me encanta también. Pero claro, cuando yo voy pierdo euros. Cuando iba él, perdía … ¿republicanos? (sarcasmo).

La escuela para Ciegos desaparece y ONCE asume su educación. Y, también, la reunificación de los distintos centros bajo un solo criterio: el rechazo a la integración de sus alumnos ciegos en el sistema ordinario. ¿La excusa? Que era muy caro permitir que estudiasen juntos. Porque claro, mantener una escuela para ocho alumnos sí era rentable, ¿no? (Sarcasmo).

Bueno, pero no seáis mal pensadas porque, quizá, por eso ONCE decida en esas centrar su educación en la productividad, en forma a trabajadores. Que le salía así más rentable, seguro.

00:34:02 En el fondo, un gráfico de variables. En el eje vertical, «mercado». En el eje horizontal, «discapacidad». La serie de datos (flecha diagonal en aumento), «beneficios» vs «derechos».

Productividad y discapacidad (énfasis). Menudo pastelón, también. Y, por eso, lo vamos dejamos para otro día … (risa entrecortada) ¡porque nos vamos al sprint final!

Secuencia 8 [00:34:17 – 00:38:21]

00:34:17 Tres fragmentos de la película «El resplandor», de Kubrick, ocupan toda la pantalla y hacen de transición. En el primero, Jack Torrance queda atrapado en un laberinto de arbustos, dejándose caer al suelo. El segundo, un primer plano de Jack muestra que ha fallecido congelado. En el tercero, llegamos con un largo recorrido de cámara a través de dos habitaciones del hotel, a una pared con fotografías. Fundido a rojo.

[Narradora] Hacemos un varoncito aquí y nos quedamos con que habemus ONCE, una ONCE de la postguerra. Y le ponemos un punto suspensivo con una catedral.

¡Nos reubicamos por última vez! Después de haber dado un salto abismal de 47.000 años en media hora. Madre mía, media hora (suspiro, sonrisa).

00:35:13 Sobre un fondo rojo, en primer plano y pantalla dividida (izquierda), un fragmento de la película «2001: Una odisea del espacio», de Stanley Kubrick. En ella, un primate líder de un grupo lleva en su mano un hueso que levanta en señal de triunfo y lanza al cielo, fundiéndose con una nave espacial. En la pantalla de la derecha, un GIF dinámico cómico en que un mono pequeño está sentado frente a un portátil, que tira desesperado tras darle unos cuantos manotazos al teclado.

[Narradora] Y todo esto, para decirnos qué sobre la descripción de imágenes. Pues todo este popurrí de trocitos de historia empastada lo hemos hecho para poder justificar el último salto en el tiempo. Esta vez, no es de milenios sino de décadas. Cinco concretamente, hasta llegar a la accesibilidad universal.

00:35:32 Sobre un cielo rojo, un fondo industrial con varias chimeneas petrolíferas en marcha. En segundo plano, arquitectura urbana con edificios y oficinas. Tras estos, un puño en alto sujetando con fuerza un dólar. En primer plano, ilustración basada en una obra de Banksy. En ella, una persona vende en un tenderete camisetas con el siguiente texto impreso: «Destruye el capitalismo». En frente del tenderete, una fila de diferentes personas esperan para comprar una. En primer plano también, dos flores gigantes y una representación griega de la Justicia.

[Narradora] Es decir, hasta llegar al no-debate sobre los derechos de las personas no normativas. Pues es hacia los años 80, quizá un poquito más, cuando la descripción de imágenes y otros tantos recursos empiezan a ser objeto de estudio, historia y justicia bajo el criterio de la accesibilidad.

00:36:37 En primer plano, captura de pantalla de una escena subtitulada de la película «Cinema Paradiso», de Tornatore, con un primer plano de Salvatore Di Vita de niño. El subtítulo dice: «-¿Hay sitio para mí en el nuevo Paradiso? – ¡Alfredo, Alfredo!». Seguidas, una segunda captura de la obra «Ceci n’est pas une pipe», de Magritte. Una tercera, de un niño signando en inglés la palabra «Open-minded». Una quinta captura de la actriz Marlee Matlin recogiendo su primer Óscar, signando el texto «Sólo quiero agradecéroslo». Una sexta de un dedo recorriendo los relieves de un grabado en relieve sobre papel. Una séptima y octava de edificios de Arquitectura moderna.

[Narradora] Con lo cual, y resumiendo todo este rollo que te estoy metiendo, para llegar hasta dónde estás tú ahora, diciéndote a ti misma «que sí, que muy bien, pero me da una pereza del copón poner una descripción» han pasado mínimo 50.000 años.

50.000 años de Historia para poder encontrarnos aquí y hablar de nuestros derechos, de accesibilidad a la Justicia, de la Justicia de la discapacidad.

00:37:31 En primer plano, un collage hecho de diferentes imágenes. Fragmento de una película sobre Sócrates. Retrato fotográfico de Hypatia. Un misil cayendo. Una multitud de gente celebrando el fin de la Segunda Guerra Mundial en Times Square. Un puño partiendo en dos mitades el mapa mundial. Una caricatura de Putin. Una ilustración de Che Guevara. El cuadro «Batalla en Santo Domingo», de Suchodolski. Ilustración de un puño alzado asomando desde una chimenea de fábrica. Una fotografía del hongo nuclear tras la explosión de la bomba de Hiroshima. Un grupo de personas manifestando en Francia. Retratos de personas negras. Fotografía actual de una manifestación por los derechos de la vidas negras; en primer plano, el cartel «Basta es basta. Black Lives Matter». Fragmento de Édith Piaf cantando. Retrato conjunto de Marx y Engels. ENIAC, el primer ordenador del mundo. Un tríptico formado de retratos de Donald Trump, Mark Zuckerberg y Jeff Bezos.

[Narradora] Ha pasado Sócrates, Hypatia. Una guerra fría, dos mundiales. Infinitas civiles. La revolución rusa, la cubana, la haitiana. Mayo del 68, Hiroshima. La Abolición de la esclavitud, su transformación en otra cosa. Piaf. Pärt. La primera obra teatral audiodescrita. El Manifiesto Comunista. El nacimiento militar y paramilitar de Internet.

El Capitalismo … (silencio). ¿El Capitalismo? ¿Eso ha pasado ya…? (Ironía). Tenemos que salir ya des este búnker online … (sarcasmo y risas).

Despedida [00:38:22 – 00:39:38]

00:38:22 Sobre un fondo blanco, los dos rostros iniciales. Uno de ellos, hablando. En primer plano, una captura de pantalla de una imagen en redes sociales para describir que muestra una docena de huevos de ave pintados con rostros emojis. Finalmente, fragmento de la obra y diálogo «Not I», de Samuel Beckett. En primer plano, sobre un fondo oscura, una boca habla sin sonido.

[Narradora] 50.000 y nosotras nos paramos aquí. En los próximos vídeos de esta serie, empezaremos a describir manera práctica y fácil nuestras imágenes.

Hasta entonces, no nos seas culebrilla. Describe las imágenes de tu Twitter, tu Facebook. Y, además, empieza ya. No esperes a nuestro próximo video. «¡Psi, psi!», pero vente. Porque te estaremos esperando y te ayudaremos a hacerlo mejor. Como decía el gran Beckett, otro singularidad de la Historia Universal: «Tú, falla. Falla de nuevo. Falla mejor».

¡Y hasta aquí nuestro primer tutorial!

(Aplausos)

Dejadnos vuestros comentarios, decidnos qué os ha parecido, que mejoraríais. Y, sobre todo, suscribiros. Dadle a la campanilla. Si habéis llegado hasta aquí con nosotras, gracias. Y si lo habéis hecho saltando directamente, por nuestra parte prometemos que la próxima vez, más y mejor.

00:39:38 Pantalla en blanco

[Narradora] ¡Salud y libertad!