Página X de A

Qué es la sumisión química

Página X de A

Qué es la sumisión química

La sumisión química es drogar a alguien
para dejarle inconsciente o sin voluntad.
La sumisión química
es una forma más de la violencia sexual.

La violencia sexual
es cualquier acto sexual contra ti
que tú no consientes o no deseas.

Página X de A

Hay diversas formas de violencia sexual.
Algunas formas de violencia sexual son:

el acoso sexual

Acoso sexual es cuando alguien
te intimida o incomoda
con palabras o gestos sexuales.

Por ejemplo, cuando una persona
hace comentarios sobre tu cuerpo.
Cuando te envía mensajes ofensivos,
te toca o se acerca a ti sin tu permiso.

Página X de A

el acoso sexista

Acoso sexista es cuando alguien
te discrimina o te valora menos
por tu sexo.
Es decir, por ser hombre o mujer.

Por ejemplo, cuando se burla de ti
o cree que eres menos profesional.
Cuando inventa información sobre ti
o te hace chantaje sexual.

Página X de A

El acoso sexista también se ejerce
contras las personas no binarias
y contra las personas intersexuales.

Las personas no binarias
son personas que no se identifican
ni como hombre ni como mujer.

Las personas intersexuales
son personas con características sexuales
diferentes a las masculinas o femeninas.

La sociedad considera
que características sexuales normativas
son solo las femeninas o las masculinas.
Normativas significa que son normales.

La sociedad no considera normativas
a las personas no binarias e intersexuales.

Página X de A

el abuso sexual

Abuso sexual es cuando alguien
intenta forzarte a mantener
un contacto sexual sin tu permiso.

El abuso sexual puede ser
a través del contacto físico.

Por ejemplo, cuando el abusador
toca, acaricia o penetra a su víctima.

El abuso sexual puede ser
también sin contacto físico.

Por ejemplo, cuando el abusador
se masturba delante de su víctima,
le habla sobre sexo o se desnuda.

Página X de A

agresión sexual y violación

Agresión sexual y violación
son cuando alguien te fuerza
a mantener relaciones sexuales
en contra de tu voluntad.

En las agresiones sexuales,
el agresor dispone de muchas formas
para forzar la voluntad de su víctima.

Por ejemplo, puede amenazar su vida,
la vida de personas cercanas
o amenazar con difundir información.

Puede insistir mucho, hacer promesas
o convencerla de que ella se lo merece.

Página X de A

En otras ocasiones, el agresor sexual
también puede utilizar violencia y fuerza.
Así como drogas para anular su voluntad
y dejarla inconsciente o semiconsciente.

Inconsciente es perder el conocimiento.
La persona inconsciente no puede saber
qué sucede a su alrededor
porque está como en un profundo sueño.

Semiconsciente es cuando la persona
no pierde el conocimiento
pero está desorientada y sin fuerzas.
Está despierta pero parece tener sueño.

Usar drogas para agredir a una persona
y dejarle inconsciente o semiconsciente
se llama sumisión química.

Página X de A

Más sobre la sumisión química

La sumisión química es drogar a alguien
para dejarle inconsciente o sin voluntad.
La sumisión química
es una forma más de la violencia sexual.

Los agresores sexuales drogan
de diversas formas a sus víctimas.

Por ejemplo, el agresor sexual:

  • Puede vigilarte en un local o una fiesta
    y esperar a que bebas mucho alcohol
    para acercarse a ti y agredirte.

El alcohol es una droga
que disminuye el control y la voluntad.

Página X de A

El agresor sexual también:

  • Puede acercarse a ti en un local o fiesta
    y meter drogas en tu bebida
    para que te la bebas sin darte cuenta.

El agresor sexual esperará
a que la droga te haga efecto
para molestarte y agredirte.

  • Puede acercarse a ti en un local o fiesta
    para inyectarte la droga con una aguja.
    Tú puedes sentir un pinchazo en la piel.

El agresor sexual esperará
a que la droga te haga efecto
para molestarte y agredirte.

Página X de A

Consejos para protegerte

  • No abuses demasiado del alcohol
    porque el alcohol también es una droga.

Aún así, recuerda algo muy importante:
¡nadie puede agredirte o molestarte
aunque tú hayas bebido mucho alcohol!

  • Vigila tu bebida y tu comida.
    Llévalas siempre contigo o muy cerca.

  • Presta atención cuando te pongan
    la bebida o comida que has pedido
    para que nadie introduzca drogas.

  • No aceptes nuevas bebidas o comida
    que tú o tu compañía no habéis pedido.
Página X de A

Síntomas de la sumisión química

• Un ligero pinchazo en la piel
si la SQ se practica con una inyección.
SQ es lo mismo que sumisión química.

Si notas un pinchazo en la piel,
avisa a las personas que te acompañan,
al personal de seguridad y responsables.

Tanto si puedes avisar a alguien
como si no puedes avisar a nadie,
contacta rápidamente con el 112.
112 es el teléfono de Emergencias.

112 es accesible en la app 112Accesible.
Descárgatela aquí si tu móvil es Android.
Descárgatela aquí si tu móvil es iPhone.
¡Lleva siempre esta aplicación en tu móvil!

Página X de A

Si eres víctima de sumisión química
también puedes sentir que:

• Tienes mucho sueño
y dificultades para moverte.

• Te duele la cabeza
y tienes vómitos o náuseas.

• No puedes enfocar la mirada
o lo ves todo muy borroso.

• Experimentas alucinaciones
o crees que lo que vives no es real.

No recuerdas nada o casi nada
lo que ha pasado en las últimas horas.

Has perdido ropa o la ropa que llevas
está mal colocada, sucia o estropeada.

No sabes dónde estás ni cómo llegaste
o estás con personas a las que no conoces.

• Tienes magulladuras, golpes o heridas.

Sientes dolor genital, anal
o en cualquier otra parte de tu cuerpo.

Página X de A

¿Qué hacer si eres víctima
de sumisión química?

  • Informa a las personas que están contigo.

  • Informa a las personas responsables
    del local o del lugar en el que estés.
    Al personal de seguridad y de hostelería.

  • Cuéntales qué sientes sin vergüenza.
    Cuéntales que eres víctima
    de agresión sexual con uso de drogas.

  • Acude al hospital antes de 24 horas.
    Durante las primeras 24 horas
    los análisis pueden detectar las drogas.
Página X de A
  • Denuncia el delito sexual.
    Puedes denunciarlo en la Guardia Civil,
    en la Policía Local, Nacional y el juzgado.

    También puedes llamar al 016.
    En el teléfono 016 informan y ayudan
    a las víctimas de la violencia machista.
    El 016 es accesible a través de SVISual.

  • Haz uso de los recursos de ayuda
    contra la violencia machista.
    Accede a los recursos en este enlace.

    Si necesitas ayuda
    con la accesibilidad de los recursos
    o para expresar qué te ha sucedido,
    ponte en contacto con nosotras.

    Envíanos un mensaje en Twitter
    o un correo a info@acciumred.com.
Página X de A

Y recuerda siempre que no es tu culpa.

mano-vm

No es tu culpa por mucho que bebieras.
No es tu culpa por cómo te vestiste.
No es tu culpa si eres menor de 18 años
o si saliste sin permiso.

La culpa siempre es del agresor sexual.
Y es al agresor sexual a quien se juzga.

No sientas vergüenza, miedo o culpa.
No calles o disimules qué ha sucedido
aunque no consigas recordarlo bien.
Contarlo te ayuda a ti y a otras víctimas.

No estás sola. Estamos contigo.

– LOPEZ HIDALGO, E. Sumisión química. Cuad. med. forense [online]. 2018/2020, vol.24.

– Geoviolencia Sexual, Asociación La Sur. Artículo Tipología de la violencia sexual.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.